¡Todo al rojo!

Deberían darnos cronómetros de vida para darnos cuenta de lo importante que es gastar el tiempo en lo verdaderamente importante, en lo que nos puede realizar, en las adicciones del cuerpo correspondidas.

Hace tiempo leí sobre el valor del tiempo, de nuestro tiempo, y de la importancia de, si ha de regalarse, regalarlo bien, y a quien sepa apreciarlo.

Creo que he vivido años cegado sin darle importancia a algo que lo tiene todo. Porque, ¿qué sentido tiene disfrutar de tu tiempo con alguien que no aprovecha el mejor regalo que puedes darle?

Llevo meses disfrutando de mi tiempo y aprovechando al máximo cada minutero que marca el reloj, tirando de cronómetro en las rectas y apurando los segundos de los viajes express. Cada día mi tiempo es más valioso; los pelotazos entre amigos me saben mejor, como los besos de despedida, esos segundos de mirada que valen por dos copas más.

Deberían darnos cronómetros de vida para darnos cuenta de lo importante que es gastar el tiempo en lo verdaderamente importante, en lo que nos puede realizar, en las adicciones del cuerpo correspondidas.

A veces lo jugamos todo al rojo, regalando esos momentos tensos hasta que la ruleta marca un color. Unas se gana y otras se pierde, pero joder, ¡me cuesta tanto perder!

Siempre suelo jugar cartas fáciles hasta que aparece una reina de corazones que puede con cualquier esquema mental sobre el juego, y ahí es cuando gasto mi tiempo en arriesgar toda una partida teniendo todas las de perder. Soy de los que juegan la carta difícil si el premio es ganarte por una vida.

Gracias al tiempo, he descubierto los lugares donde nunca apostar, las espaldas en las que nunca pecar y las manos que nunca debo volver a agarrar, pero también me ha enseñado que hay corazones que merecen la oportunidad de perder. De esos que te impulsan al ‘all-in’ con todas tus posibilidades al cero. De esos que consiguen revolverte el corazón con un par de horas en una cafetería. De esos que, a pesar de la distancia, cogen tus esquemas y los hacen trizas.

¿Qué nos aporta utilizar nuestro tiempo en ver una película de terror si solo nos va a generar angustia? ¿Qué sentido tiene seguir con algo que tiene más contras que pros?

Es fácil, las ganas de algo único. Eso especial con lo que queremos arreglar el mundo. Por eso hoy malgasto mi tiempo, porque si creo que hay que regalarlo, lo apuesto todo a lo diferente, y si gano la apuesta, habré ganado a la suerte.

Sergio García-Heras ©

Puedes leer este y más artículos en www.enunmundoracional.com

#EnUnMundoRacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s