Convocan una manifestación frente a la Residencia de Mayores de Cristo de la Victoria

Residencia de Ancianos ubicada en la calle Cristo de la Victoria / GOOGLE

Los ancianos que viven en la Residencia de Mayores situada en la calle Cristo de la Vitoria han convocado, junto a sus familiares, una manifestación para el próximo martes 19 de febrero a las 18:00 horas en protesta por los problemas y la mala organización del centro.

La concentración, que tendrá lugar frente al centro, llama a los vecinos del distrito para que se sumen en la protesta contra DomusVi, empresa privada que gestiona esta residencia perteceneciente a la Comunidad de Madrid.

Sin título-3

Los vecinos con los que hemos contactado, que prefieren mantenerse en el anonimato, destacan el malestar que viven muchos ancianos debido al descontrol existente. Comunicación nula con los familiares, falta de coordinación entre trabajadores y hospitales y mala organización general son los principales problemas que nos han querido transmitir.

“El descontrol afecta incluso a la medicación de algunos pacientes”, ha querido destacar M. La falta de personal también es un problema acuciante, lo que provoca que “algunos de los empleados no están convenientemente preparados” ya que “cambian mucho porque les hacen contratos por poco tiempo”, ha resaltado J. Esto también provoca, en consecuencia, que los nuevos médicos y sanitarios tengan que amoldarse al entorno y a los pacientes, lo que lleva unos días, tiempo que puede llevar a ser crucial cuando hablamos de personas dependientes.

M. y J. son iniciales ficticias de nuestras fuentes, que prefieren mantenerse en el anonimato.

Los problemas también salen a la luz en la Residencia de Mayores de Orcasur

Desde 2014, año en que el centro pasó a ser gestionado por la empresa CLECE, los familiares de los 64 residentes, la mayoría de ellos con alzhéimer, han presentado varias reclamaciones a la Dirección General del Mayor de la Comunidad de Madrid.

Los familiares han denunciado ante la Consejería de Políticas Sociales la falta de higiene en toallas, colchones o sillas de ruedas. Además, aseguran que la escasez de personal médico y la alta rotabilidad de auxiliares implica una falta de control absoluto en la salud de los residentes.

Persianas rotas, puertas atascadas y goteras cada vez que llueve son solo algunas de las múltiples reclamaciones que se han presentado ante la Consejería, la cual asegura que ha realizado las inspecciones pertinentes donde se han detectado deficiencias leves.

Tras expresar su creciente descontento, los familiares afirman que existe un continuo desinterés por parte de la Administración y de la propia empresa para subsanar los errores.