Poesía de barrio: “Matinal”, por Eduardo Reyter

Hoy os traemos el tercer poema de Eduardo Reyter, vecino del entonces barrio de Usera que dejó a sus hijos este maravilloso legado en forma de poesía.

Angelines:

como el tañir de las campanas

de los maitines

me despiertan tus risas

en las mañanas

de suave brisa.

Horas tempranas ¡fluid sin prisas!

Ahora que, lejos,

no oigo tus risas

sin, para mí, el reflejo

de tus caricias;

las campanas sonoras

que, en la alborada,

tocan, dolorosas.

Tempranas horas ¡fluid con prisas!

1938