Archivos por Etiqueta: basura

La falta de espacio en casa complica el reciclaje orgánico en Usera

Una encuesta realizada por este medio revela que una de las principales razones que impiden el reciclaje orgánico es la falta de espacio en el hogar

Más de dos semanas después de su implementación en nuestros barrios, el reciclaje de basura orgánica sigue generando dudas entre el vecindario del distrito. A pesar de ser un avance en materia de medio ambiente, fruto de la adaptación hacia una sociedad más sostenible, distintos motivos impiden el reciclaje de este tipo de residuos en las casas de nuestro distrito

Sin embargo, el motivo más destacado en una encuesta realizada por infoUsera, en la que han participado 60 personas, revela que la falta de espacio en las viviendas es el principal obstáculo de cara al reciclaje de la basura orgánica.

Aunque se trata de una muestra pequeña, el 38,3% de los participantes señalaron que no realizan la separación de materias orgánicas frente a un 61,7% que ya ha comenzado a reciclar según indica este nuevo sistema implementado en la ciudad durante el último año.

“Falta de espacio en casa para añadir un contenedor más”, ha sido una de las razones que escribió un encuestado. Hasta diez opiniones apuntan a la falta de espacio, mientras otras voces señalan a la falta de información o le restan importancia al reciclado orgánico.

En este sentido, no sería una falta de compromiso por el medio ambiente sino falta de espacio en las viviendas en Usera lo que impide a las familias este tipo de reciclaje, ya que la mayoría de los encuestados aseguran que ya realizan la separación de materiales para los cubos amarillos, azules y verdes.

 

 

¿Falta de civismo en Usera o contenedores poco adaptados?

Caminas por una de las calles de Usera y te encuentras con un montón de bolsas de basura a los pies de una fila de contenedores. Seguramente has visto esta imagen en más de una ocasión en nuestros barrios y, con mucha probabilidad, también te has llegado a replantear la pregunta que hoy encabeza este artículo.

Una de las grandes reivindicaciones de los vecinos es el mantenimiento de un barrio limpio en el que los viandantes no tengan que ir esquivando la basura por las calles, pero también es cierto que hay voces que reivindican el cambio de los contenedores actuales por otros mucho más accesibles.

Vamos a ver a continuación dos imágenes a las que InfoUsera ha tenido acceso. En la primera de ellas podemos ver cómo la basura se amontona junto a los cubos aledaños al Mercado de Usera. Pocos días después, estos mismos contenedores se encuentran abiertos por, lo que parece ser, tubos. Y por sorpresa no encontramos la misma imagen de suciedad que en la fotografía de días anteriores.

En este punto nos preguntamos si culpa de la suciedad actual del barrio se debe, no al incivismo, sino a la falta de contenedores adaptados a personas con dificultades para introducir las bosas de basura. Lo cierto es que muchas de estas bolsas se encuentran junto a los contenedores, por lo que podemos dar por descartado la mala intención de los vecinos al depositarlas en ese lugar donde, horas después, pasarían los operarios encargados de la recogida.

No estamos hablando de las “litronas” junto a un parque infantil, propaganda erótica tirada en el suelo o bolsas de basura junto a señales de tráfico, esto merece un artículo a parte. Nos estamos refiriendo al que parece ser uno de los grandes problemas para la población mayor del distrito de Usera, quienes desde hace dos años han manifestado su oposición a la instalación de los actuales contenedores debido a la dificultad para poder abrirlos.

Lo que parece una facilidad como es pisar el pedal para abrir los cubos, se ha convertido en todo un reto para nuestros mayores. Existe otra alternativa, y es aprovechar los grandes agujeros de las tapas para introducir las bosas. Aún así, se trata de una tarea difícil para personas de baja estatura.

Las instituciones deben hacer una radiografía de los lugares del barrio en el que las bolsas son depositadas junto a los contenedores, además de preguntar a los vecinos sobre el actual mecanismo y estudiar alternativas que, de una vez por todas, no hagan confundir las limitaciones físicas con la falta de civismo.