Archivos por Etiqueta: covid

Apoyo Mutuo Usera: cuando las asociaciones salvan al barrio

En este corto, Cuarto Poder se hace eco de la importancia que ha tenido la sociedad civil en la lucha contra el Covid19 en Usera

La crisis del Covid-19 ha sacudido los cimientos de toda la sociedad. Ha sacado a la luz las deficiencias de nuestro sistema sanitario y residencial, y ha paralizado a todo un país como España, acostumbrado al continuo bullicio, consumo y contacto social.

Sin embargo, tras esa nube de errores, críticas y rectificaciones que han sobrevolado sobre los gobiernos autonómicos, locales y nacional, unas organizaciones civiles han conseguido reivindicar su importancia: las asociaciones vecinales.

Frente a una situación en la que hospitales y gobiernos se han sentido sobrepasados, en la que el dinero de los ERTEs no llegaba -o sigue sin llegar- a muchas cuentas bancarias, las asociaciones de vecinos y vecinas han demostrado que son imprescindibles. En el inicio de la pandemia, cuando nuestros mayores quedaron recluidos en sus casas y, por miedo o dificultad física, no podían desplazarse a por comida o medicamentos, las asociaciones de vecinos estuvieron ahí. Cuando las mujeres víctimas de violencia machista tuvieron que vivir el invierno de recluirse junto a sus maltratadores, las asociaciones de vecinos estuvieron ahí. También estuvieron ahí cuando las familias necesitaron ayuda para cuidar de sus mascotas, de sus familiares, de sus hijos.

Justo cuando la crisis sanitaria amaina, es la crisis económica la que asciende. Miles de trabajadores se encuentran, ahora, en una cola del paro virtual; otros muchos esperan aún el dinero de su ERTE, después de tres meses de estado de alarma. La conclusión más triste, palpable en los distritos obreros del sur de Madrid, es que esta crisis ha creado un nuevo colectivo vulnerable: el de los afectados por la crisis económica del coronavirus.

Es a ellos a los que ayudan ahora las asociaciones vecinales, cuando las administraciones públicas y su enrevesada burocracia se han visto colapsados o sobrepasados. Las “colas del hambre” son la cara visible, y negativa. Al comienzo de esa fila, sin embargo, encontramos la mejor parte de nuestra sociedad: la de cientos de voluntarios entregados a una sola causa, que nadie se quede atrás en esta lucha, y que ningún madrileño se quede sin comer por culpa de la pandemia.

Un merecido homenaje a las asociaciones de vecinos

Cuarto Poder ha querido dar el protagonismo que se merecen las asociaciones y su auto organización. En este cortometraje, entrevistan a varias personalidades relevantes del asociacionismo de Usera, personas que trabajaron, trabajan y trabajarán para hacer más humanos los barrios obreros de nuestra ciudad.

Aparecen Eugenio Brea, presidente de la Asociación Vecinal La Unión de Almendrales; Fidel Oliván, animador juvenil del barrio de Almendrales y fundador de Juventudes Antirracistas de Usera y Arganzuela (al que entrevistamos en 2019), Valerie Mariani, presidenta de la Asociación Vecinal La Cornisa, o Helena Teixeira, miembro de la Plataforma 8M Usera.

Certamen de fotografías “Miradas de Usera”

La Junta Municipal del Distrito de Usera ha convocado este certamen con el fin de encontrar la mejor fotografía realizada en el distrito durante el confinamiento

Esta iniciativa no es si no una manera diferente de intentar obtener un recuerdo positivo y compartido de este momento histórico que estamos viviendo.

En el certamen podrán participar todas las personas que viven en el distrito actualmente, al igual que aquellas que tengan que permanecer en algún momento en el mismo por razones de índole profesional o de otro tipo. Si el ciudadano o la ciudadana que quiere participar es menor de edad también será bienvenido o bienvenida, pero su propuesta deberá estar acompañada por una autorización de padres o tutores legales.

La fotografía es la captura de un momento, de tal manera que en la propia imagen se impregnen tanto el ambiente, como el contexto, como las sensaciones del mismo. Esta es la temática del certamen, que no es si no mostrar la realidad provocada por la crisis del Covid-19 en nuestro distrito. El estilo y la técnica fotográfica serán absolutamente libres y será bien juzgada la capacidad de transmitir lo que se ve y se siente.5e85d29ad3f0f

Desde InfoUsera os animamos a que, tanto si sois asiduos aficionados a la fotografía como si no, salgáis, siempre cumpliendo las normas establecidas por las autoridades sanitarias, a realizar la mejor fotografía posible de la realidad que vive hoy en día nuestro distrito.

La inscripción es gratuita y estará abierta hasta el 31 de este mismo mes. En este enlace podrás encontrar también un archivo con las bases del certamen desarrolladas.

El C.D Alzola-Halcones consigue su pase a Primera Regional tras varios años detrás del ascenso

El club de Usera logra ascender tras la resolución definitiva de la Real Federación de Fútbol Madrileña

La Junta Directiva de la RFFM aprobó el pasado 9 de mayo dar por finalizadas todas sus competiciones en el estado en que se encuentran las mismas desde la aprobación del estado de alarma. Por su parte, la Comisión Delegada decretó el ascenso para aquellos equipos que a la fecha de suspensión de las competiciones se encontrasen en puestos de promoción, con arreglo a las bases y normas de la competición.

Uno de los equipos beneficiados por dicha resolución es el Alzola Halcones A, conjunto de Orcasitas (Usera) dirigido por Alejandro Fernández, que lideraba la clasificación del Grupo 6 de Segunda Regional con una ventaja considerable en la tabla antes de que se suspendiera la competición. Se situaban nueve puntos por encima del segundo clasificado, la E.F Carabanchel A, que también ha conseguido el ascenso. Ambos equipos, que mantuvieron una lucha equilibrada a lo largo de la temporada, pudieron disputar su partido de vuelta semanas antes a la paralización de las competiciones no profesionales. El Alzola Halcones se llevó los tres puntos tras darle la vuelta al marcador en los últimos 15 minutos, gracias a dos goles de Alejandro Uceta.

whatsapp-image-2020-05-13-at-11.00.14-4

Los verdiblancos terminan la temporada con 17 victorias, cinco empates y una única derrota. Son el segundo equipo más efectivo de cara a puerta con 58 goles a favor, y el equipo más seguro en la defensa con solamente 21 goles encajados. 

El club presenta así una candidatura sólida de cara a los próximos años, apoyándose en un segundo equipo que ha conseguido una meritoria cuarta plaza en el Grupo 12 de la Tercera Regional madrileña y que durante varias jornadas se mantuvo líder en la clasificación. Lo mismo se puede decir de la cantera, después de confirmarse también el ascenso del Infantil A y de los Alevines B y C.

whatsapp-image-2020-05-13-at-11.00.14-3-2

El Pradolongo abrirá a partir de mañana

El Ayuntamiento permitirá el acceso al Parque de Pradolongo a partir de mañana. Por su parte, Madrid Río y Parque Lineal del Manzanares permanecerán cerrados

Hace unos instantes, representantes del Consistorio madrileño han confirmado a través de las redes sociales lo que esperaban muchos madrileños: casi todos los parques de la capital abrirán a partir de mañana, viernes 8 de mayo. Sin embargo, aquellos con una mayor afluencia de visitantes permanecerán cerrados hasta que las autoridades sanitarias lo recomienden. En esta lista, compuesta por 19 parques de Madrid, encontramos algunos tan famosos como el Retiro, la Quinta de los Molinos, la Fuente del Berro, los Viveros de la Casa de Campo, el Parque del Capricho o el Juan Carlos I. Además, según ha confirmado Borja Carabante, Delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, “zonas infantiles y deportivas también permanecerán cerradas“.

Madrid Río y Parque Lineal del Manzanares permanecerán cerrados

Dirigiendo la mirada al distrito de Usera, los vecinos de Pradolongo, Zofío y Orcasitas están de enhorabuena: el Parque de Pradolongo, el más cercano a ellos, estará abierto de forma permanente a partir de mañana. En cambio, los vecinos de Moscardó, Almendrales y San Fermín no tendrán tanta suerte con sus parques más cercanos. El Parque Lineal del Manzanares, pese a disponer de una gran extensión, permanecerá cerrado hasta nuevo aviso. Más comprensible es el cierre temporal del Madrid Río, debido al tráfico de gente y congestión al que suele estar acostumbrado, y que imposibilitaría mantener la distancia óptima de seguridad personal recomendable.

aaaaaaahhhh.jpg

VÍDEO: así alegra la cuarentena la compañía de teatro “Trece Gatos” de Usera

La compañía de teatro Trece Gatos, de Usera, ha realizado este emotivo vídeo, mandando un mensaje de positividad en pleno confinamiento

Hay diferentes formas de afrontar una cuarentena. Para los amantes del teatro y las artes escénicas, el Covid-19 se ha llevado por delante todo aquello que aman. Salas cerradas, entradas anuladas y eventos sin fecha. Sin embargo, hay artistas que ven en plena pandemia una oportunidad para innovar. Este es el caso de la compañía Trece Gatos, fundada en el distrito de Usera hace una década.

“Juntos y unidos saldremos adelante. Y el telón se volverá a subir.
Mientras tanto, desde nuestras casas, mantenemos la ilusión por los días que vendrán, y las ganas de reencontrarnos en el teatro”

Con este vídeo, los actores y actrices pasan del blanco y negro típico del cine mudo a unas motivadoras escenas a color. De la incertidumbre a la firme convicción de que vamos a salir de esta crisis.

 

Relatos contra el Covid-19: “Astillas”

Salgo de la habitación dando un portazo a mi espalda. Allí dentro quedan mis padres y mi hermano pequeño. La cabeza me da vueltas como una lavadora y la oscuridad del pasillo me espesa la vista. Me froto los ojos y avanzo dando tumbos hasta la cocina.

Allí están María y su marido. ¿Cómo se llama este señor? No consigo recordar su nombre.

– ¿Ro cielo, tenéis para cenar? – María está frotando una sartén en el fregadero mientras su marido fuma un puro sentado en la silla.

– Ro-cí-o  ¡Te he dicho mil veces que no me llames Ro! – bufo sin poder apartar la vista de aquel señor repugnante.

El puro entra y sale de su boca lentamente, perdiéndose entre el humo que huye por el pequeño ventanuco. La barriga grasa y peluda se escapa de su camisa y los pies, apoyados encima de la mesa, desprenden un olor nauseabundo.

– ¡Pero bueno! ¡Vaya genio traemos! – me reprime María mientras se da la vuelta para lanzarme una fiambrera llena de ceviche y plátano frito -. Toma, para que cenéis los cuatro ¡Y no se admiten devoluciones! ¡Quiero el plato bien limpito!

– Lo siento María – me disculpo mientras me siento y arranco un trozo de pan, apartando la miga -.  Ya habrás visto lo que dicen en la tele…

Divido la comida en cuatro porciones. Pero no son iguales. Cojo dos cucharadas de mi ceviche y lo echo en el plato de mi hermano.

– ¡Ay niña! Ya le estás echando más al glotón de Kevin! ¡Un día os estalla de gordo!

Me dirijo a la habitación entre risas y abro la puerta, donde mis padres siguen pegados al televisor. Mi hermano pequeño se dedica a hacer una especie de danza mientras rompe papeles de colores que esparce por la habitación. Dejo los platos en la mesilla y me siento en la cama a engullir la comida. Observo a mis padres, pero siento que estoy lejos de aquella habitación. Como si observase la escena desde un pequeño agujero de la pared, a escondidas,  en mi densa oscuridad.

Mi padre recibe una llamada. No puedo oírle. Le veo mover los labios, pero está muy lejos. Se levanta de un salto y empieza a andar por la habitación desesperado. Niega con la cabeza y suspira. Las cosas no van bien.

– Me han echado del trabajo – resopla mientras se lleva las manos a la cabeza -. ¡Joder que este mes no cobro! – grita sollozando como un niño desconsolado  -. ¿Entendéis? ¡Ni un euro!

La habitación se me cae encima. El techo me oprime, no puedo respirar. Abro la puerta y salgo de esa pesadilla. Desde la cocina me llega la voz de María peleándose con la dichosa sartén y el olor de ese puro de hoja seca.

Me dirijo al salón. Necesito salir de aquí. En el sofá dos adolescentes se besan apasionadamente. Logro reconocer a la chica. Es Paula, la hija mayor de la familia García. Vinieron la semana pasada y viven en la habitación que está pegada al baño.

– ¡Ey quién coño eres tú! – grito mientras agarro al chico del brazo y lo llevo hasta la puerta -. ¿No sabes que no puedes estar aquí? ¡A tu casa!

Le empujo fuera del domicilio y cierro la puerta. Apoyo la frente en la madera fría y noto la mirada de odio de Paula clavada en mi espalda. La oigo recoger sus cosas rápidamente, con furia. Sus pasos se dirigen hacia mí.

– Aparta – me recrimina.

– ¿Donde te crees que vas? – pregunto -.  No se puede salir de casa.

– A trabajar idiota – me responde con desprecio mientras sale por la puerta -. Soy cajera ¿Recuerdas?

Y baja las escaleras rápidamente hasta llegar al portal, donde la veo desaparecer. Me quedo apoyada en el marco de la puerta un largo rato, con la mirada perdida más allá del tercer escalón. Paso la mano por la puerta envejecida, y observo al trasluz pequeñas astillas que tratan de desprenderse de la madera. El suelo está sucio, las paredes ennegrecidas. De nuevo entro en la casa, que huele a sudor y humedad.

Trato de entrar al baño pero Luis se está afeitando. Su mujer vendrá hoy a cenar a casa y se está preparando para la ocasión. Hace meses que no la vemos por aquí.

(…)

Son casi las diez de la noche. Estoy sentada en la silla de la cocina esperando mi turno para cocinar. Luis está emocionado y lleva dos horas preparando la cena para cuando llegue su mujer. ¡Menudo banquete! La cocina huele a yuca, cebolla y maíz tostado.

– ¡Vaya sonrisa de bobo tienes incrustada en la cara Luis! – no puedo evitar reír al verle.

– ¡Cómo no! Hoy viene mi Sofía… – suspira entre fogones.

– ¿Donde ha estado estos meses? – pregunto intrigada.

– Está interna cuidando a un señora mayor. ¡Y aquí al ladito eh! Dos calles abajo, en Amparo Usera – su rostro cambia -. Dos meses sin abrazar a mi Sofía… y está tan cerca…

Embebidos en la conversación, nos damos cuenta tarde del revuelo que se está formando en la calle. ¿Qué hora es? Acaban de dar las diez. ¿Qué es todo ese ruido? Nos dirigimos corriendo al salón, la única habitación de la casa que tiene ventana.

Miles de centelleos salen de las ventanas. Linternas, luces, mecheros. Todo el mundo se asoma para aplaudir desde el balcón. La gente grita, canta, baila… ¡Algunos hasta tocan la guitarra! ¡Vivan nuestros sanitarios! Una mujer fuma sentada en su terraza mientras saluda enérgicamente a su vecina de enfrente. Un chico joven detiene su hora de deporte en la azotea para unirse al aplauso, y una madre aparta su libro para mirar con orgullo aquella jauría de lobos aullando al mismo son.

El resto de personas que viven con nosotros van llegando poco a poco al salón. María y su marido, los García, Luis y su mujer, mis padres, mi hermanito Kevin… todos nos apelotonamos junto a aquella ventana de salón, observando el espectáculo. Cuatro familias encerradas en un mismo hogar, mirando los edificios desde las alcantarillas de esta ciudad. Hacinados en un pequeño piso del sur de Madrid, sin ventanas ni balcón. Con trabajos precarios; o sin ellos. Compartiendo el espacio, los tiempos, el baño, la cama… sin un lugar para escapar y encontrar la soledad. Descubriendo que este aislamiento no es igual para todos…

Sara Santamaría

Esta ha sido la bonita iniciativa de los bomberos de Usera

El cuerpo de bomberos del distrito de Usera mostró en el día de ayer un emotivo mensaje: “No penséis en los días que nos quedan para salir, sino en los años que nos quedan por vivir. Os queremos”

El confinamiento ha superado ya el mes de duración. Todo parece apuntar, además, a que llegaremos a mayo sin poder salir de casa. Esta situación se hace notar, más si cabe, en los barrios obreros del sur de la capital. Los habitantes del distrito de Usera son un ejemplo de ello.

Por ello, el cuerpo de bomberos de Usera, tan aplaudido junto al resto de trabajadores esenciales que, día tras día, salen a la calle a realizar su labor, ha querido tener un detalle con todas esas familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

A las 20:00 horas, durante el aplauso general, desplegaron una pancarta con la ayuda de una de sus grúas. En ella, se podía leer el siguiente mensaje:

“No penséis en los días que nos quedan para salir, sino en los años que nos quedan por vivir. Os queremos”

Según explica Emergencias Madrid, otro de los cuerpos indispensables en nuestra capital, este mensaje va dirigido, sobre todo, a los niños, a los mayores y a todas las personas que te están dejando la piel para cuidarnos y protegernos del Covid-19.